Cuándo utilizar pintura al temple y cuándo plástica

615 88 28 95
Cuándo utilizar pintura al temple y cuándo plástica

Hay una pregunta que siempre nos hace todo el mundo cuando se entera que somos pintores profesionales en Burgos: ¿Qué pintura debo usar en mi casa? ¿Temple o plástica? ¡Ojalá todas las decisiones se limitaran a elegir entre sólo dos posibilidades! Pero en lo tocante a pintura, las posibilidades que tenemos para elegir son, por fortuna, muchas más, porque no todas las superficies son iguales y cada una de ellas, de las superficies, requiere una pintura y una técnica diferente para que quede perfecta.

La gran ventaja de la pintura al temple es, sin la menor duda, su precio. Es una pasta densa que se compra en sacos y que se ha de mezclar con agua antes de aplicarla. La pintura al temple original es de color grisáceo que, al secarse, se vuelve de color blanco mate. Utilizando los tintes apropiados se pueden conseguir un montón de colores diferentes, pero nunca podremos lograr colores brillantes y vivos. Por lo general, los pintores profesionales en Burgos, utilizamos el temple únicamente para la pintura de techos.

La variedad de colores y tonos que nos permite la pintura plástica es infinitamente mayor. Además, los grandes fabricantes le dan a cada tono un código de números, de modo que si, al cabo de algún tiempo, quieres aplicar algún retoque, no tienes más que recordar ese código para conseguir el mismo tono. Su otra gran ventaja es que las paredes pintadas con plástica son, una vez que se ha secado la pintura, perfectamente lavables: con un paño ligeramente humedecido se pueden quitar las manchas más habituales.

Pero cuando en Alos recibimos el encargo de pintar una casa, hay que estudiar muy bien las superficies antes de decidirnos por el temple o la plástica… o las acrílicas, o las anti-moho, o una imprimación…

haz clic para copiar mailmail copiado